MUCHACHA RECIÉN CRECIDA

Articulos Cientificos
BIBLIOTECA – UNHIC – MUCHACHA RECIÉN CRECIDA

MUCHACHA RECIÉN CRECIDA

por UNHIC

Los versos incitan, descubren esencias y trepidan al compás de los acontecimientos.

Cuando aún olía a pólvora, nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillen Batista, supo, como pocos, captar la esencia misma de la Revolución que en los albores de aquel Enero promisorio, vio simbolizada con una paloma y con una muchacha lozana y bella a la cual se entregaba.

Guillén publicó en 1964 su poemario Tengo, escrito bajo el impacto que la Revolución vencedora produjo en él. En esos versos, se puede aquilatar cómo las duras realidades que fueron objeto de denuncia en libros anteriores (represión gubernamental, racismo, sumisión y entreguismo al yanqui, miseria, etc.) reaparecen ahora jubilosamente superadas. Guillén no olvida el pasado, no lo suprime de su poesía, y es porque quiere que los logros de la Revolución se vean a la luz del contraste con la situación anterior.

De este poemario “Muchacha recién crecida”, que alude a la Revolución que recién había triunfado, que nació en la sierra y se extendió por todo el país, a los peligros que la acechan de parte del imperialismo yanqui y la unidad del pueblo en torno a ella.

Solidaria, noble, bondadosa y respetada por los pueblos del mundo, la muchacha ha crecido, está en plena madurez de sus experimentados 65 años sin perder la lozanía y el ímpetu de la juventud. Ha recibido el abrazo solidario de los hombres y mujeres dignos, refuerzo moral basado en la defensa de la verdad. Con ella, el pueblo aprendió a vencer, y a convertir los reveses en victoria, con la energía y la sencillez de su tremendo humanismo.

Crecida en la inmensidad del quehacer creador de millones de cubanos y cubanas, la Revolución, defendida con el quehacer cotidiano y la vida, cultiva el amor por “los pobres de la tierra” y la rebeldía contra cualquier injusticia cometida en cualquier parte del mundo.

Muchacha recién crecida

Primera voz

Revolución, eres una

paloma que va volando

de noche bajo la luna.

en la soledad montuna,

todos a una voz de mando,

contigo pasan soñando,

paloma que vas volando

de noche bajo la luna.

Segunda voz

La ve mi amor que camina

por un camino empedrado

que un sol de hierro ilumina:

lleva el puñal y la espina

temblándole en el costado;

la persigue el yanqui armado,

por el camino empedrado

que un sol de hierro ilumina.

Las dos voces

¡Ay, paloma que nació

en la Sierra y bajó al llano,

y en sierra y llano creció!

Muchacha recién crecida,

dame la mano,

toma mi vida,

con dos y dos,

con cuatro y cuatro,

te sigo yo.

Primera voz

En calle y plaza,

contra el puñal, pecho y coraza.

Segunda voz

Contra la espina,

en calle y plaza, tu flecha fina.

Las dos voces

Desde el monte, monte,

desde el monte vienes tú:

pon contra el yanqui

el campo verde, la tierra libre y el cielo azul,

y una guirnalda de pólvora

y una bandera sonrisa

y un gallo de cresta fija,

curvas espuelas de luz!

Muchacha de sierra y llano,

muchacha recién crecida,

dame la mano,

toma mi vida;

con dos y dos,

Te sigo yo.

Última actualización de la página:
Google Sites
Denunciar abuso