LA BATALLA DE SANTA CLARA

Articulo Divulgativo

por UNHIC

La guarnición de Santa Clara contaba con unos tres mil soldados, además de la Policía y otras fuerzas. Disponía de un poderoso armamento que incluía tanques de guerra; además, en la loma del Capiro, se hallaba un tren blindado dotado de medios técnicos e ingenieros y un potente armamento.

El Ejército Rebelde tenía unos trescientos guerrilleros bien armados y poseedores de una alta moral combativa. El primer enfrentamiento ocurrió cuando, el día 28, una avanzada rebelde intercambió disparos con una patrulla. La táctica rebelde consistió en atacar primero los objetivos que se encontraban fuera del cuartel, sede del regimiento no. 3 Leoncio Vidal. De acuerdo con ese plan, enfrentaron primero las posiciones de la loma del Capiro, la estación de policía, la Audiencia y el Gran Hotel.

El enemigo fue desalojado de la loma del Capiro el día 30. El tren blindado intentó retroceder; pero como los rebeldes habían destruido la línea férrea, se descarriló y fue de inmediato cercado por los guerrilleros; con cocteles molotov se hacía salir del tren a los soldados, quienes no estaban muy dispuestos a arriesgar el pellejo; pero por la acción de las llamas, el tren se convertía en un verdadero horno.

Según contaba el Che: “En pocas horas se rendía la dotación completa, con sus 22 vagones, sus cañones antiaéreos, sus ametralladoras del mismo tipo, sus fabulosas cantidades de municiones (fabulosas para lo exiguo de nuestras dotaciones claro está)”.1

Leer más…