INTERVENCIÓN DE JORGE LUIS ANEIROS ALONSO, PRESIDENTE NACIONAL DE LA UNHIC EN LA APERTURA DEL XXV CONGRESO NACIONAL DE HISTORIA. VILLA CLARA

Noticias

Ca. Osnay Miguel Colina Rodríguez, miembro del Comité Central del Partido y su Primer Secretario en Villa Clara.

Co. Alberto López Díaz, Gobernador Provincial.

Co. Yoel Cordoví Núñez, Presidente del Instituto de Historia de Cuba.

Co. Omar Valiño Cedre. Director de la Biblioteca Nacional José Martí

Cos. Miembros del Secretariado Nacional de la UNHIC, Premios Nacionales de Historia y representantes de organismos e instituciones.

Estimados invitados, ponentes y delegados al XXV Congreso Nacional de Historia.

El Congreso Nacional de Historia es el evento científico de carácter histórico en activo de mayor antigüedad en Cuba. Surgido en octubre de 1942 por iniciativa del Dr. Emilio Roig de Leuchsenring, Historiador de La Habana y presidente de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales, con el coauspicio de otras personalidades, instituciones y asociaciones con el objetivo de contribuir a los estudios históricos en el país, incluyendo temas sobre prehistoria e historia de Cuba en general; historia de América y el necesario estudio de las luchas por la independencia nacional; la historia local; las personalidades históricas; la historia de la Medicina y de las artes; y la enseñanza de la Historia; además de promover conmemoraciones históricas. En sus 80 años, se han realizado con el que hoy inauguramos, 25 ediciones, trece hasta 1960 bajo la guía del Dr. Roig y sus colaboradores, y doce convocados por la Unión de Historiadores de Cuba, que los retomó en 1997, organizando en La Habana, en el Museo de la Revolución, el XIV Congreso. Posteriormente han sido sedes las ciudades de Sancti Spíritus, Santiago de Cuba, Cienfuegos, Matanzas, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín, Bayamo, Pinar del Rio y hoy que llega a la más central de las provincias cubanas.

Al dar continuidad a estos eventos, la Unión de Historiadores ha hecho suya el objetivo esencial declarado en el primer Congreso Nacional de Historia: “Promover el mayor auge de los estudios históricos y alentar su cultivo, así como difundir el estudio de la historia más allá del círculo de especialistas, hasta el corazón mismo del pueblo a fin de que ese conocimiento lleve a la reafirmación permanente de la fe cubana en la evolución histórica de la nacionalidad y estimule el más sano patriotismo”.

Leer más…