CUBA 1933. EL ALZAMIENTO DEL ABC

Articulo Divulgativo

Por Pedro Antonio García.

Periodista y profesor universitario. Premio Nacional de Periodismo Histórico 2021 por la obra de la vida.

A pesar de la derrota de los militares oposicionistas en el combate del hotel Nacional (2 de octubre de 1933), el gobierno Grau-Guiteras —denominado posteriormente por la historiografía “Gobierno de los Cien Días”— no tuvo descanso.

Varios factores incidieron en la inestabilidad política del país: la actividad conspirativa del embajador yanqui, el levantamiento en armas perpetrado por la organización terrorista ABC y las divergencias crecientes entre las tendencias que conformaban el régimen revolucionario, las cuales amenazaban su existencia. Lamentablemente, esto último pesó mucho en el destino final del primer gobierno antimperialista en la historia de Cuba. El sargento devenido coronel jefe del Ejército, Fulgencio Batista Zaldívar, comenzó a tener conciliábulos con el ministro plenipotenciario de Estados Unidos, Benjamín Sumner Welles, en los que se planeó la sustitución del presidente provisional Ramón Grau San Martín.

Los miembros del Directorio Estudiantil Universitario (DEU) supieron de estos encuentros por lo que convocaron a una reunión, a la que asistió también el presidente Grau. Ante la gravedad de su traición, todos convinieron en el fusilamiento de Batista. El exsargento había cometido un error garrafal. En el ejército tenía muchos compinches que casi siempre le habían profesado lealtad; pero ante la posibilidad de perder sus grados, su uniforme y, hasta tal vez su pescuezo, con una intervención yanqui y el probable regreso de los oficiales marginados del mando tras la sublevación del 4 de septiembre último, sus asiduos camaradas no quisieron seguirle en esta aventura sin garantías suficientes y apoyaron resueltamente a Grau y al DEU.

Para suerte suya, el entonces presidente se opuso a que Batista fuera ajusticiado, aunque horas antes había estado de acuerdo. Años después le confesaría a un periodista que había sido demasiado ingenuo, pensó que el banense era un hombre agradecido, “pero la vida me demostró lo contrario”, afirmó.

Leer más…