200 AÑOS DE LA DOCTRINA MONROE: HISTORIA Y PRESENTE (II Y FINAL)

Articulo Divulgativo

por Elier Ramírez Cañedo

Historiador. Subdirector del Centro Fidel Castro Ruz.

En 1898, con la intervención en el conflicto cubano-español, Estados Unidos convirtió la Isla de Cuba en la probeta de ensayo neocolonial en la región; se dio inicio a un periodo histórico caracterizado por la consumación y éxito de la Doctrina Monroe, afianzando su dominio en el hemisferio occidental y desplazando de forma paulatina a las potencias rivales, en especial a Inglaterra. Además de Cuba y Puerto Rico, Washington garantizó el control sobre el Istmo de Panamá, uno de los puntos geoestratégicos más importantes.

República Dominicana, Panamá, Guatemala, El Salvador, Cuba, Honduras, Nicaragua y Haití sufrieron directamente la política del Gran Garrote y el corolario Roosevelt a la Doctrina Monroe con la intervención y ocupación territorial de los marines yanquis.

En el caso de Cuba, el monroísmo adquirió connotación jurídica a través de la Enmienda Platt, apéndice a la Constitución de 1901, impuesto por la fuerza a los cubanos, bajo la amenaza de ocupación militar permanente. La Enmienda Platt daba derecho a Estados Unidos a intervenir en Cuba cada vez que lo estimara conveniente y arrendar territorios para el establecimiento de bases navales y carboneras, origen de la ilegal presencia estadounidense hasta nuestros días en la bahía de Guantánamo.

El sucesor de Roosevelt en la Casa Blanca, Willian Taft, a través de la diplomacia del dólar y las cañoneras, combinó la intervención militar con el control financiero y político yanqui expandiendo y consolidando la dominación estadounidense en Centroamérica y el Caribe. “No está distante el día —señalaría sin pudor Taft— en que tres estrellas y tres franjas en tres puntos equidistantes delimiten nuestro territorio: una en el Polo Norte, otra en el Canal de Panamá y la tercera en el Polo Sur. El hemisferio completo de hecho será nuestro en virtud de nuestra superioridad racial, como es ya nuestro moralmente”.1

Leer más…