Jorge Juan Lozano Ros (1960-2022)

In memoriam Obituario

Un hasta siempre para un apasionado martiano

“La muerte no debe ser penosa para los que han vivido bien, ni para los que les conocían de cerca las virtudes. Morir es seguir viaje”. Así escribió nuestro Héroe Nacional José Martí en Patria, el 19 de enero de 1895… Y, qué bien se aviene este, uno de sus más brillantes pensamientos, a la vida y la obra del conocedor apa­sionado del quehacer y el pensar del Apóstol, el profesor Jorge Juan Lozano Ros, quien falleció el 20 de mayo último a los 62 años de edad.

Apenas un día antes, en la Fragua Martiana, en ocasión del 127 Aniversario de la caída en combate de nuestro Apóstol y en el 25 de la Oficina del Programa Martiano, Lozano vivió una jornada plena de emoción y regocijo, recordando estas relevantes efemérides y disfrutando del re­conocimiento recibido, y pocas horas después, lo vimos en la Mesa Redonda y en un docu­mental dedicado al periódico Patria, dos de sus mejores intervenciones.

Intelectual sincero, inteligente y comprometido con la Revolución, no escatimó afectos y deseos de ayudar a los que acudimos a él en busca de orientación y consejo, y todos los que pudimos estar en alguna de sus conferencias o intercambiar con él, disfrutamos de sus sabi­duría, de su profunda elocuencia y su pasión por la historia.

Había sido elegido recientemente vicepresidente de la sección de base de la Unión de His­toriadores de Cuba en el Centro de Estudios Martianos, institución en la que fue acreedor de la distinción “Pensar es Servir”, el más alto reconocimiento que entrega ese centro científi­co-cultural a personalidades e instituciones destacadas en la promoción y difusión del pen­samiento del Apóstol de la independencia de Cuba. Sumamente emocionado, este martiano por excelencia, al recibir tal homenaje lo calificó de “generoso” y lo quiso compartir con sus padres y compañeros de quehacer, y lo dedicó a figuras de la cultura nacional como Cintio Vitier y Fina García-Marruz.

Asesor de la Oficina del Programa Martiano (OPM) definió “como pilares” en su extensa labor profesional y en su formación humana al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, prin­cipal seguidor de las ideas martianas; al doctor Armando Hart Dávalos, humanista, inspira­dor martiano y fundador de la OPM, a su padre, amigo y compañero de luchas de Antonio Guiteras, y a Cuba, nuestra Patria.

Para el amigo sincero, que ha seguido viaje, la eterna rosa blanca y nuestro recuerdo im­perecedero.

Últimas entradas de UNHIC-Cuba Historiadores (ver todo)