INTERVENCIÓN DE ROGELIO POLANCO FUENTES EN EL ACTO CENTRAL POR EL 40 ANIVERSARIO DE LA UNIÓN DE HISTORIADORES DE CUBA**

Articulo Divulgativo

Compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez, pri­mer secretario del Comité Central del Partido y presidente de la República; compañero Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político, pre­sidente de la Asamblea Nacional del Poder Po­pular; orge Luis Aneiros Alonso, presidente de la UNHIC; compañeros del Partido, el Gobierno, las organizaciones de masas y demás institucio­nes que nos acompañan; miembros del Comité Nacional de la Unión de Historiadores de Cuba, fundadores, Premios Nacionales de Historia;

Queridos Héroes de la República de Cuba;

Compañeras y compañeros:

Por causas, más que por azares, hoy estamos en el mismo espacio en que hace cuatro décadas se fundó la imprescindible Unión de Historia­dores de Cuba. En el Capitolio y hemiciclo que hoy es el símbolo de la auténtica democracia del Poder Popular, única en un mundo donde el ca­pitalismo reina por su esencia antidemocrática.

Arribamos al 40 aniversario de la Unión de Historiadores de Cuba en circunstancias excep­cionales para la humanidad. A la crisis multidi­mensional que nos acecha, se suma una colosal crisis de ideas, de valores y de conciencia.

Con una avalancha de fakenewse invocaciones a la posverdad, o sea, a la mentira rampante de siempre, nuestros adversarios ideológicos preten­den convencernos de que no hay pasado ni futu­ro, solo presente, instantáneo, superficial, banal y superfluo. Una reciclada puesta en escena de aquella peregrina teoría del “fin de la historia”.

Mientras las nuevas tecnologías de la informa­ción y la comunicación acercan las distancias de manera virtual, y sus potenciales beneficios po­drían significar un importante avance para el bien­estar de la humanidad, “el lado oscuro del mundo digital”, nos amenaza cual “jinete del Apocalip­sisLa guerra no convencional con que nos ataca el imperialismo apela de manera obsesiva a la desme­moria. Tan potentes son nuestras raíces, tan robus­ta nuestra identidad cultural y tan digna nuestra historia de emancipación nacional que sus bom­bardeos semánticos se ensañan infructuosamente con los pilares de la Patria. Por tales razones, en las Ideas, conceptos y directrices del 8.o Congreso del Partido se nos convocó “al perfeccionamiento de la investigación, impartición y divulgación de la historia patria” y “a la preparación y formación del personal docente, su participación en la inves­tigación, los intercambios con combatientes de la Revolución Cubana, la vinculación a sitios históri­cos y la utilización y generación de nuevos produc­tos audiovisuales dirigidos a lograr una enseñanza más atractiva de la historia y un conocimiento su­perior por los estudiantes”.

Para el cumplimiento de estos objetivos es esen­cial el aporte de la Unhic y de sus asociados. Fun­dada bajo el liderazgo del eminente intelectual Julio Le Riverend, la Unión de Historiadores de Cuba, reafirma su valía y vigencia como asocia­ción científico-cultural revolucionaria de carácter nacional, que agrupa en su seno a los profesiona­les de las ciencias históricas, y estimula la crea­ción científica y la promoción y conservación de la memoria y el patrimonio de la nación.

El incremento progresivo del número de aso­ciados y organizaciones de base, así como el es­tablecimiento de convenios de colaboración con otras instituciones, las acciones con maestros y profesores, y el trabajo con la red de archivos históricos evidencian el sostenido crecimiento cualitativo de la organización durante estos fe­cundos años de existencia. La Unhic llega a su 40 aniversario con 4701 asociados y 341 secciones de base, en 146 municipios del país.

La pandemia de la covid-19 nos dejó el dolo­roso saldo de 21 asociados fallecidos, a quienes rendimos homenaje.

Durante este periodo, la asociación continuó su actividad y abrió nuevas sedes sociales en varias provincias. La conformación del Sistema de eventos científicos, con la jerarquía superior del Congre­so Nacional de Historia, cuya edición 24 se realizará en febrero próximo, y la convocatoria del Coloquio Internacional de Historiadores y 12 eventos temá­ticos nacionales, constituyen espacios para dar a conocer la obra de los historiadores que investigan los diversos periodos y campos de nuestra historia.

Estimulantes son las actividades que impulsa la asociación en la actualidad, entre las cuales se destaca el otorgamiento de becas como apoyo fi­nanciero para proyectos; el Concurso Nacional de Investigación Histórica; la participación en la ela­boración de las historias del Partido a nivel nacio­nal y territorial; la continuación del proyecto de creación, revisión y perfeccionamiento de las pá­ginas históricas en la enciclopedia digital cubana ECURED, así como el coauspicio de programas radiales y televisivos de corte histórico.

Relevante resulta también la realización del Concurso Nacional de Periodismo Histórico, de conjunto con la UPEC; la entrega del Premio Nacional de Historia y los Premios de la Crítica Histórica y el plan editorial.

Un loable propósito será lograr que cada sec­ción de base participe en la atención a un monu­mento, tarja, busto u obelisco histórico, en coor­dinación con las autoridades correspondientes.

Una indispensable tarea para la Unhic apre­mia en estos tiempos: la difusión de manera más creativa y original de la historia de Cuba, parti­cularmente entre nuestros niños, adolescentes y jóvenes. Como nos advirtiera el Comandante en Jefe Fidel Castro: “Estudiar la historia y estudiar­la a fondo es quizás el instrumento más extraor­dinario de que dispongamos para transmitir valores, sentimientos patrióticos, sentimientos revolucionarios, sentimientos heroicos”.2

En un inolvidable encuentro con la UNHIC en el año 2000, el líder de la Revolución refirió que “La materia más importante para el concepto de cultura general integral que hemos planteado es la historia”.3

La singular manera de concebir la enseñanza de la historia para el Comandante nos la revela la periodista e investigadora Katiuska Blanco, en su recién publicada obra biográfica:

A Fidel no le gustaban los manuales, las vi­siones fragmentadas y rígidas, las lecturas repetitivas o epidérmicas sobre asuntos de la sociedad, hechos de la historia o experien­cias y días de ilustres. Era un apasionado de las biografías noveladas, las memorias, las autobiografías; recuentos que no solo abar­caran los hechos en sí mismos, los procesos de forma conceptual, sino y en esencia, los que incluían la visión humana, relatos que no olvidaran los pasajes cotidianos, sinsabores, contradicciones y sentimientos, influencias insólitas, costumbres, hechos inesperados o, incluso, el papel del azar, la naturaleza y el clima en el desarrollo de la civilización hu­mana y sus figuras más prominentes.4

En honor a su memoria, estamos llamados a cautivar con la palabra y la imagen, con reflexión y emoción, para que la historia sea asumida cada vez más como esencia viva de la nación.

Hoy evocamos en sentido homenaje a los fun­dadores de la asociación, a quienes se han entre­gado plenamente durante estas cuatro décadas a la labor de desentrañar la historia. Felicitamos es­pecialmente a quienes recibieron en esta ocasión merecidos reconocimientos y condecoraciones.

La Unhic estará siempre vinculada a la glorio­sa fecha que hoy conmemoramos. Jamás podrá ser vencido un pueblo colmado de historia ge­nuina que la invoca en cada jornada de su ca­lendario y la construye de manera cotidiana con realizaciones concretas y nuevos héroes, como los que han salvado tantas vidas con ingenio y voluntad infinitas frente a la covid-19.

A la extraordinaria proeza de resistencia pro­tagonizada por nuestro pueblo en estos 63 años de Revolución, cuyo glorioso aniversario con­memoraremos en pocos días, se han sumado nuevos hitos en este intenso periodo de enfren­tamiento al inmoral bloqueo recrudecido de ma­nera oportunista en tiempos de pandemia.

Ilusos nuestros enemigos que fracasaron una vez más y fracasarán siempre en sus trasnocha­dos intentos de destruir la obra de justicia y dig­nidad, de independencia y soberanía, que nos legaron nuestros antecesores. Las nuevas gene­raciones de revolucionarios cubanos continua­mos haciendo y defendiendo nuestra historia.

Dicha grande la de una nación que ostenta el patrimonio de héroes de la talla de Antonio Ma­ceo, Panchito Gómez Toro y Frank País, a quienes rendimos tributo en esta fecha y cuyos ejemplos se multiplicaron en los combatientes internaciona­listas que cayeron en combate por los más sagrados derechos de la humanidad en otras tie­rras del mundo.

Para ser fieles a esa historia que nos conmueve, para estudiarla con absoluto ri­gor científico y continuar ensanchándola, conta­mos con el talento, el compromiso y la lealtad de ustedes nuestros entrañables historiadores.

Muchas gracias.

* Miembro del Secretariado del Partido y jefe de su Depar­tamento Ideológico

** El acto se desarrolló en el Capitolio nacional, sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 7 de diciembre del 2021.

1 A. Guterres: Secretary-General´s remarks to the General Assembly on his priorities for 2020, en https://www. un.org/sg/en/content/sg/statement/2020-01-22/secretary-generals-remarks-the-general-assembly-his-priorities-for-2020-bilingual-delivered-scroll-down-for-all-english-version.

2 Fidel Castro: “Discurso pronunciado en la clausura del encuentro 20 años después de la creación del Destaca­mento Pedagógico Manuel AscunceDomenech”, 30 de mayo de 1992, en Luchadores por la calidad de la educación, Editora Política, La Habana, 1992, p. 39.

3 Fidel Castro: “Intervención en el taller La historia, el his­toriador, la sociedad cubana actual y los retos del nuevo milenio”, octubre del 2000.

4 Katiuska Blanco Castiñeira: Fidel, Alejandro Ediciones, La Habana, 2021, p. 15.

Últimas entradas de UNHIC-Cuba Historiadores (ver todo)