DECLARACIÓN DE LA UNIÓN DE HISTORIADORES DE CUBA

Declaraciones

Contra bustos de José Martí, Apóstol de la Independencia de Cuba.

Con justa indignación la Unión de Historiadores de Cuba ha conocido de la acción vandálica perpetrada en La Habana contra bustos de José Martí, Apóstol de la Independencia de Cuba. Instigados por la mafia miamense que aprobó los actos de agravio a nuestro prócer, los llamados “medios alternativos” que están a su servicio y bajo su égida, trataron de promover en las redes sociales una imagen tergiversada de nuestra realidad, con la finalidad de infundir a quienes observan desde el exterior la idea de una sociedad violenta, insegura y dividida, cuando la situación real está muy alejada de tales vaticinios.

El héroe a quien rendimos tributo este año por el aniversario 167 de su nacimiento y en el año en que se cumplirán 125 de su muerte en combate, es una referencia ineludible para cualquier cubano que quiere para Cuba un futuro mejor, soberano e independiente, para el cual Martí es el símbolo más acabado y permanente de la nación cubana. Por ello la afrenta no ha  sido solo contra los bustos sino contra el alma misma de la patria.

Cuba tiene el privilegio de contar con el apostolado fundador de un hombre que supo trazar para su pueblo un camino autóctono que integrara la justicia, la belleza y la verdad, que nos dejóprincipios, horizontes, ejemplos de conducta a seguir, y como revolucionario cabal, preparó por amor la guerra que llamó “necesaria”, “generosa”, “benéfica” y “culta”. Luchó por una República en Revolución, cuya ley primera sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, y por ello solo puede calificarse de bárbaros e ignorantes a quienes han profanado –como hicieron en 1949 los marines yanquis en el Parque Central–su querida imagen, el símbolo que Fidel magistralmente identificó con la idea del bien.

Martí sigue vivo porque pensó y actuó a la altura de sus circunstancias, con resolución y luz válidas para entonces, para hoy y para el porvenir, y aquellos que, a través del tiempo,  han tratado de mancillar su imagen, su mensaje, su ejemplo, han sido y serán irremediablemente sepultados por la historia.

La Habana, enero de 2020.

Últimas entradas de UNHIC-Cuba Historiadores (ver todo)