Asalto a la estación de policía de El Caney

Articulo Científico Historia

B.48 julio 2022

El 23 de julio, Frank recibió con entusiasmo la noticia que ya estaba resuelto lo relacionado con el trasporte que se utilizaría para llegar a El Ca­ney, lugar situado a unos pocos kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba. Como parte de los preparativos habían desarrollado prácticas de tiro, aprovechando para ello las festividades propias del carnaval, que también servirían de coartada, si las cosas no salían bien.

Según Reinero Jiménez, uno de los participan­tes, Frank les había dicho que iban a “[…] tomar la Estación por sorpresa, dominar la posta y a los que estén adentro, amarrarlos y llevarnos todo lo que se pueda, armas y balas fundamen­talmente”.1 También había indicado que, en casode escaparse un disparo o producirse un tiroteo, debían retirarse.

El 24 de julio, junto a Frank participaron en la acción los jóvenes César Perdomo, Reinero Jimé­nez, Ariel Rojas, Francisco Santa Cruz, Josué País, Santiago Montes de Oca, Carlos y Emilio Díaz. Cuando llegaron al lugar y se disponían a cum­plir lo planeado, se acercó a gran velocidad y en dirección contraria un auto, y el vigilante le dio el alto, hecho que causó confusión entre los revolu­cionarios, quienes se creyeron descubiertos.

Frank se percató de que el policía Ernesto Ca­sillas apuntaba a dos de sus compañeros que corrían. En ese momento, accionó su arma y disparó; el vigilante cayó muerto y los jóvenes se retiraron dejando algunas armas que habían obtenido días antes en otra acción.

En la mañana, fueron apresados por sospechas de que hubieran participado en la acción y condu­cidos al vivac. En el juicio por la causa no. 812 de 1955, quedaron absueltos por falta de pruebas.

1 William Gálvez: Frank, entre el sol y la montaña, t. I, Edi­ción Unión, La Habana, 1991, p. 199.

Últimas entradas de UNHIC-Cuba Historiadores (ver todo)